Secar marihuana fácilmente para mejorar tu cosecha

Secar marihuana fácilmente para mejorar tu cosecha

secar marihuana

 

Secar marihuana, además de su curación, es una gran duda cuando comienzas en el mundo del cannabis. Siendo impaciente para fumarla, utilizas cualquier método, afectando al sabor. Te ayudamos a disfrutar de la hierba con un buen secado y curado.

Secar marihuana

Si quieres secar marihuana de una forma correcta, tienes que pelar tus plantas inicialmente. Te recomendamos secarlas entre 15 ó 20 días, aunque dependerá del espacio de secado que utilices, habiendo hecho un buen corte a las plantas de marihuana

Necesitas oscuridad, evitando corrientes de aire pero el espacio debe estar ventilado, seco y sin humedad. 

Si el secado es corto, entre 5 ó 6 días, quita solo las hojas muy grandes o “feas”, dejando a las pequeñas como envoltorio del cogollo al colgar la planta boca abajo para ralentizar el secado. De esta forma, conseguirás que se sequen en dos semanas y las hojas, caen prácticamente solas.

Por el contrario, si secan tarde, pela bien las hojas, cortando las ramas, colgándolas en las cuerdas de la ropa. Si tienes humedad, quizás sea necesario utilizar un deshumidificador pero no es recomendable porque aumenta la temperatura.

Deja la marihuana secándose hasta que al doblar la ramas, lo hagan pero no crujan. Deberá estar seca por fuera, con algo de humedad en el tronco. A partir de este momento, comenzaremos con el curado de la marihuana.

Curar marihuana

Habiendo secado la marihuana, debes meterla en botes de cristal o plástico, evitando el prensado para dejarla aireada lo mejor posible. Guárdala casi seca, solo los troncos pueden estar ligeramente húmedos.

¿Qué es curar la marihuana?

Consiste en macerar la clorofila para que los cogollos no sepan a las hojas cuando quieras fumarla. Los cogollos deben perder el color verde para quedarse más amarillos, llegando al marrón de los cultivos más potentes. 

Guarda los cogollos en botes herméticos para macerarlos Clic para tuitear

Si está blanda pero no húmeda, déjala en el recipiente y ábrelo cada 5 ó 10 minutos, en un espacio sin humedad para lograr el secado poco a poco. Este proceso durará entre 10 y 15 días

Cuando los cogollos estén secos, crujientes y esponjosos, podrás dejar los botes cerrados

Si al abrirlo, parece que los cogollos están blandos, es porque la humedad se ha repartido de nuevo.  En cambio, si está fresca, quizás la hayas guardado demasiado pronto, deberás sacarla de nuevo. Lo adecuado será a los cuatros o cinco días del corte, seca pero no preparada para fumar.

Cuando haya pasado un mes, la hierba será más potente, llegando hasta los seis meses, aunque es posible conservarla hasta dos años.

Por fin tienes la maría preparada para fumarla, con un sabor espectacular, mejorando sus propiedades.

¿Cómo lo haces tú? Tienes dudas… Anímate y comenta la publicación, mil gracias

Sin comentarios

Publica un comentario